Uso del cheque y del pagaré

El cheque y el pagaré son dos herramientas financieras. Conocer su función, su finalidad, los beneficios y sus falencias nos ayudará a determinar cuál nos conviene utilizar según la ocasión. Por eso les dejamos a continuación una breve introducción sobre cada uno de ellos:

Qué es y para qué se usan los cheques y los pagaré?

El cheque es un documento de pago que emite una persona a favor de un beneficiario. Como ya vimos, existen varias formas de emitir un cheque. Para más información al respecto los invitamos a leer nuestro artículo: Distintas formas de emitir un cheque.

A modo de resumen, recordamos que un cheque, según la ley 24.252, es un documento de pago y como tal debe contener la denominación de “cheque” en el texto del título, el mandato de pagar una cantidad determinada, el nombre de la persona que paga, que se conoce como librador, el nombre de la persona o empresa que recibe, la fecha y lugar de emisión y la firma del que expide el cheque. Además, los cheques tienen una numeración personalizada, que permite identificar el número de cuenta en el que debe cargarse la cantidad a pagar y registrar el número de cheque al que pertenece la operación.

Un pagaré, por su parte, tiene la particularidad de que al confeccionarlo se establece una fecha a partir de la que puede hacerse efectivo el cobro. Además, el pagaré permite la opción de ser avalado por una tercera persona que debe ser especificada, y contra la que se ejecutará el cobro del mismo en caso de que el librado no tenga fondos en el momento del pago.

En el caso de los pagaré queremos resaltar que es más utilizado para respaldar operaciones de compra-venta (en la cual deberá pagarse una parte o la totalidad del valor del bien mueble o inmueble) y para préstamos personales (que deberán liquidarse a una fecha determinada). Esto se debe a que el pagaré tiene como característica la Acción cambiaria, que se refiere a que a cambio del pago se devolverá al Suscriptor el documento. En el caso que el Beneficiario reciba solamente un pago parcial del total de la deuda, podrá mantener el documento del pagaré en su poder hasta que reciba el importe total. En este sentido funciona como una especie de garantía de pago.

Los elementos que debe contener el Pagaré para su validez son los siguientes, según indica la Ley 5.965:

  1. La cláusula “a la orden” o la denominación del título inserta en el texto del mismo y expresada en el idioma empleado para su redacción.
  2. La promesa pura y simple de pagar una suma determinada.
  3. El plazo de pago.
  4. La indicación del lugar del pago.
  5. El nombre de aquél al cual o a cuya orden debe efectuarse el pago, salvo que se trate de un pagaré emitido para su negociación en los mercados de valores, en cuyo caso este requisito no será exigible.
  6. Indicación del lugar y de la fecha en que el vale o el pagaré han sido firmados.
  7. La firma del que ha creado el título (suscriptor).

Este instrumento, es una herramienta de apoyo en la adquisición de bienes o créditos, que debe ser manejada con responsabilidad, después de analizar nuestra capacidad de pago.

Cuáles son las principales diferencias entre un cheque y un pagaré?

Si bien ambas herramientas son un compromiso de pago, existen diferencias entre ellas. La principal disimilitud radica en la determinación del momento en que puede hacerse efectivo su cobro: en el momento de emisión del pagaré ya se fija el momento en que podrá cobrarse, mientras que ello no ocurre en el cheque, el cual es pagadero a la vista.

Esperamos que este artículo haya sido de ayuda. Para más información, no dude en contactarnos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario