¿Cómo sacarle partido a la chequera?

Un negocio realiza primordialmente operaciones monetarias, lo que significa que compra insumos, vende productos o servicios utilizando dinero. El correcto manejo de los recursos monetarios es la base de que todo negocio pueda crecer. Motivo por el cual debemos tener en cuenta las distintas herramientas que nos ofrece el sistema financiero para poder hacer nuestras transacciones de una forma más cómoda y sencilla. Así que en el artículo de hoy veremos los beneficios de tener nuestra propia chequera.

¿Qué es y cómo sacarle partido a la chequera?

Una chequera es el talonario que extiende el banco al beneficiario de una cuenta corriente. Básicamente una chequera está compuesta por una parte que es un anotador y, después, los cheques. Hay algunas chequeras que antes de los últimos cheques contienen un talonario para solicitar nuevas chequeras al banco. Actualmente este talonario se encuentra cada vez más en desuso porque se está empezando a utilizar la modalidad de pedir nuevas chequeras vía el usuario web del banco, o sea, vía internet.

Es recomendable que el talonario de la chequera quede siempre en un lugar seguro como tu negocio o tu casa. Además es importante en la parte del anotador tener consignado cada cheque entregado, el valor y fecha de pago si es que es diferido. Tener toda la información ordenada ayudará a llevar efectivamente el control de las cantidades que se pagan con cheque. Por lo tanto, es esencial que cada movimiento de la chequera que realice el negocio se registre en el talonario. Si se hace el registro correcto y oportuno, evitaremos el riesgo de elaborar cheques sin fondos; es decir, de girar un cheque cuando en tu cuenta no tienes suficiente dinero para pagar al beneficiario.

Así, si tenés registrados correctamente los movimientos de la chequera en el talonario, podés evitar el riesgo de que el beneficiario exija una indemnización o te demande judicialmente, y que el banco te cobre una multa por pagar con cheques sin fondos como lo establece la Ley 25.730. Además que todo esto se puede evitar llevando el registros en el talonario que es sumamente sencillo, y puede ayudar mucho en el control de los recursos de tus finanzas.

Para más información sobre las chequeras, te sugerimos leer el artículo ¿Cómo, dónde y qué es una chequera?

cómo sacarle partido a la chequer

Tipos de chequeras

Las chequeras varían según los tipos de cheques que necesitemos. En nuestro país las chequeras más utilizadas son las de cheques comunes y las de diferidos. ¿Cuál es la diferencia entre una y otra? Las veremos a continuación:

Común: en éstos cheques el día de pago no puede superar los 30 días de la fecha de su emisión.

De pago diferido: éstos son una orden de pago liberada que tiene un plazo de entre 1 a 360 días, a partir de su emisión. Esto indica que no pueden ser cobrados el mismo día en que fueron emitidos, como los comunes.

Después cada uno de ellos puede ser al portador, cruzado, sin cruzar, nominal… todo depende de como los completemos los datos del cheque. Para repasar esta información pueden acceder a nuestra nota Distintas formas de emitir un cheque.

¡Esperamos que esta información haya sido de ayuda!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario