Olvidarnos del dinero en efectivo-¿Estamos preparados?

Desde el gobierno se llevaron a cabo una serie de medidas que van camino a la bancarización total de nuestros movimientos monetarios. Desde el pago de los impuestos por débito automático hasta el tener que hacer las compras con tarjeta si se quiere la devolución del IVA en el caso de los consumidores de bajos recursos. Así vamos dejando la utilización del dinero en nuestra vida cotidiana en general, tenemos que tomar el transporte público y sacamos el pasaje con la SUBE, si necesitamos dejar el auto en la calle, debemos cargar la estadía mediante una aplicación en el celular. ¿Quién se acuerda de cuando se sacaban los pasajes del colectivo con monedas?

También se ven cada vez más posnet inalámbricos que permiten las compras en un local en la calle. Gracias a ésas y a otras innovaciones tecnológicas, parece que el consumidor ya no tiene motivos para pagar con dinero en efectivo.

¿Estamos preparados para olvidarnos del dinero en efectivo?

La mayoría de nosotros podemos opinar que aunque haya tecnología que permita vivir una vida sin dinero en efectivo, la sociedad aún tiene un largo camino por recorrer hasta que todos los pagos se puedan hacer así. Porque el mayor obstáculo en nuestra economía no es la tecnología sino la informalidad laboral y las evasión tributaria.
Por otro lado, quienes pueden acceder a pagar mediante tarjeta de débito o crédito tienen otras preocupaciones “Mucha gente […] no quiere que todos sus pasos estén documentados”, dice. Ron Shevlin, analista senior de Aite Group de Boston, añade que el perfil demográfico de la población es otro motivo por el cual el dinero continuará en circulación durante un buen tiempo. Además, agrega “Las personas más mayores no están dispuestas a renunciar al dinero en efectivo“. Por otro lado, deberemos tener en cuenta cuáles serán los riesgos de esta operatoria si hay, por ejemplo, un apagón general.

dinero en efectivo

¿Como vivir sin dinero?

La idea de una sociedad sin dinero en efectivo es global. El caso más notable es el de Suecia, donde sólo un 3% de la economía gira en torno a dinero en efectivo, según datos del Banco para Compensaciones Internacionales (BIS). El hecho es que muchas tiendas de Estocolmo ya no aceptan dinero, varias iglesias han instalado aparatos de lectura de tarjeta de crédito en vez de pasar la cesta de la limosna, e incluso ciudades muy pequeñas ya no trabajan con dinero.
La comodidad es sin duda alguna el mayor beneficio para el consumidor cuando se trata de una vida sin dinero en efectivo. Ya no necesita buscar una sucursal bancaria o un cajero antes de hacer compras y no hay el temor de que nos roben después de salir del banco.
Sin embargo, deberemos estar atentos a que no nos roben los datos de la tarjeta de crédito y hacernos de la costumbre de verificar cada mes el extracto de la tarjeta para estar seguros de estar pagando lo que nos corresponde.
De acá a unos años, tendremos que ir acostumbrándonos a la utilización de la tarjeta y los pagos on-line para dejar los billetes en un cuadrito de los recuerdos.
Esperamos que esta información haya sido de tu interés. No dudes en contactarnos por cualquier consulta.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario