Lista de gastos personales para un presupuesto familiar

¿Necesitas tener un control de los gastos de la familia? Quizás sea un buen momento para empezar a organizar tus ingresos y egresos haciendo un presupuesto familiar. Así podrás tener una planificación económica y, con suerte, puedas ahorrarte unos cuantos pesos.

A continuación te explicamos cómo podés organizar tu presupuesto:

Gastos diarios:

Los gastos diarios representan el dinero que gastas en el transcurso de un día normal. Estos incluyen el boleto del colectivo por la mañana, el pago del peaje si te movilizas con tu auto, la compra del almuerzo, en síntesis, todo el dinero que vayas a gastar en el transcurso de tu rutina diaria normal.

Toma nota de los gastos de tu familia diarios y compara de forma semanal o mensual cuando puedas hacerlo. Quizás puedas establecer un patrón y ver cómo ahorrarte unos pesos. Por ejemplo, si todos los días compras un café camino a la oficina, quizás puedas empezar a tomarlo antes de salir en tu casa o podés hacerlo cuando llegues a la oficina. Hay gastos diarios que son considerados “gastos hormigas”. No nos damos cuenta en el momento pero nos insumen buena parte de nuestros ingresos.

Gastos mensuales:

Los gastos mensuales incluyen el alquiler, los servicios públicos y el pago del préstamo o las tarjeta de crédito. Cualquier gasto semanal, como la factura del supermercado o los costos del cuota del colegio, son contados por un total mensual. Otros costos mensuales pueden incluir pagos de seguros, gastos médicos o prescripciones, y servicios tales como televisión por cable o acceso a Internet. Divide los costos mensuales en porciones semanales o quincenales para aliviar la tensión de varios pagos que vencen a la vez.

 

Gastos anuales:

Estos son muy poquitos porque, por lo general, podemos parcializar todos los gastos en meses. Pero si tenés que incluirlos podrían ser, por ejemplo, ARBA o algunos impuestos municipales junto con cualquier otra cuenta que sólo tienes que pagar una vez al año.

Seguir a “raja tabla” el presupuesto:

Una vez que tengas plasmados todos los gastos e incluyas todos los ingresos tendrás tu presupuesto familiar. Más allá de la importancia de la recolección de los datos, es primordial realizar un análisis de los mismos. Compara tu presupuesto mensual en el transcurso de un año y busca tendencias de gastos que deben tenerse en cuenta. El seguimiento del presupuesto te permitirá detectar costos inusuales o te da un alerta temprano de posibles déficits presupuestarios cuando aparece una factura inesperada.

Esperamos que este artículo te sea de ayuda!

Crearon una tarjeta para no bancarizados

Alerta para todos aquellos que no estén bancarizados! Hay novedades que les pueden interesar: Mercado Libre dio un nuevo paso en el sistema financiero y anunció la creación de un tarjeta prepaga para poder usar el dinero de la plataforma.

¿Cómo es la nueva tarjeta?

Mercado Pago está expandiendo sus horizontes, la empresa no se conforma con las ventas on-line sino que ya hace meses es posible que en un local usen el posnet para cobranzas utilizando su sistema de pagos. La novedad ahora es que en alianza con MasterCard, Mercado Pago, creó su tarjeta prepaga para incluir a aquellos usuarios del sitio de e commerce Mercado Libre, que actualmente no están bancarizados.

La nueva tarjeta permitirá extraer el dinero disponible en la billetera de Mercado Pago y hacer transacciones en el mundo físico: desde compras en cualquiera de los 34 millones comercios de la red de MasterCard en todo el mundo hasta extracciones en cajeros automáticos. También pueden servir como la puerta de entrada para que aquellos que por no poseer una tarjeta de crédito actualmente no pueden acceder a muchos servicios del mundo digital: desde una cuenta en Netflix hasta una reserva de alojamiento de Airbnb. La tarjeta está pensada para el 20% de los usuarios de Mercado Libre que hacen compras y está por fuera del sistema financiero.

Pero esta no es la primer tarjeta para no bancarizados que funciona en el país, en año pasado empezó a funcionar Ualá. A diferencia de la tarjeta de Mercado Pago, Ualá esta relacionada con una app, que arrancó de la mano de fondos internacionales de primer nivel (entre ellos el de George Soros) y tiene como objetivo principal emitir tarjetas prepagadas. El trámite es muy sencillo y se hace 100% a través del celular. En poco más de seis meses de vida ya colocaron 50.000 plásticos Mastercard.

¿Cómo consigo mi tarjeta y cómo se utiliza?

La tarjeta funciona como “un espejo” de la billetera de Mercado Pago: refleja el saldo de la cuenta y los usuarios podrán utilizar el dinero que reciben por cobros efectuados a través de la plataforma, o bien recargarla ingresando dinero en la cuenta de Mercado Pago en efectivo en cualquier Pago Fácil, Rapipago, Provincia.NET o Carga Virtual, con una transferencia de Red Link, o con tarjetas de débito Maestro y Cabal.

Esta operatoria va a permitirle a sus usuarios poder ir construyendo un historial crediticio, seguridad en las operaciones, la comodidad para los usuarios y la reducción del uso del efectivo.

Este nuevo instrumento no tiene costo de creación, ni de envío o mantenimiento. Si se les cobrará a los clientes un fee por extracción en cajeros automáticos de $10 por operación.

El producto está disponible en el país desde noviembre del año pasado bajo una modalidad de prueba y ya se emitieron 25 mil plásticos. En Brasil, las tarjetas prepagas de Mercado Pago y Mastercard ya suman 200.000. También fueron lanzadas en México, un país con niveles bajos de bancarización, donde rápidamente su adhesión creció hasta 80.000 nuevos plásticos.

Esperamos que esta información te sea de utilidad!

¿Cuáles son los beneficios de cambiar un cheque de terceros en el acto?

Cuando uno trabaja con cheques, lo más usual es que el cliente se haga de los fondos una vez que los mismos son acreditados en su banco. Pero existe una variante, que consiste en adelantar el cobro y hacerse de los billetes al instante de recibir el documento o en el momento que estamos urgidos de conseguir efectivo. Esta operatoria se la conoce como cambio de cheques y se maneja con quienes tienen en su poder valores de terceros al día o diferidos y buscan hacerse del efectivo en forma inmediata para evitar la espera del clearing bancario.

El cambio de cheques de terceros implica descontar cheques y documentos a cambio de proporcionar ese efectivo tan preciado cuando no se encuentran otras opciones de financiamiento y se necesita contar con “cash” de forma rápida. Este recurso sirve tanto para personas físicas como para personas jurídicas. Por lo que puede ser usado para cubrir una cuenta del banco como para pagar a un proveedor clave.

Para los cheques comunes no encontraremos grandes diferencia entre depositar el cheque y cambiarlo si la fecha es al día. Sin embargo, si hay diferencia con los cheques diferidos donde realmente se puede adelantar el plazo de cobro.  

 

Los cambios de cheques de terceros se pueden realizarse tanto en bancos como en instituciones financieras. La elección dependerá de cada uno pero seguramente tendremos en cuenta la antigüedad o la confianza depositada en la institución. Otro punto a tener en cuenta son los costos e intereses que pueden llegar a cobrar, por ejemplo, todas las instituciones bancarias cobran el impuesto al débito o crédito (conocido también como el impuesto al cheque) que es el 1,2% del importe a cobrar o pagar, entre otras tasas e intereses.

La diferencia es que para poder operar con el banco debe tener una cuenta abierta con ellos, lo cual es un tramite riguroso y aveces difícil de concretar. En cambio con entidades financieras (no bancos) el tramite es muy sencillo. Solo con el cheque y su documento le cambian el valor.

En cuanto a documentación extra, ambas instituciones no pedirán más que la entrega del cheque junto con un formulario que hay que completar. La operatoria usualmente es rápida y simple.  

Por todo lo dicho hasta ahora, podemos ver que los beneficios del cambio de cheques de terceros son importantes cuando se está necesitado de efectivo en el acto. La operatoria no conlleva grandes trámites ni la preparación de mucha documentación y se puede realizar en un banco o en cualquier entidad financiera que ofrezca este servicio.

También se puede depositar el valor en cuenta corriente (para bancos) o retirar en efectivo. A cambio, deberemos pagar el costo o los intereses pero conseguimos cobrar anticipadamente un cheque de tercero (si está correctamente endosado) que quizás tiene plazo de cobro 30/ 60 o 90 días desde que nos lo entregan. Ciertamente es una opción a tener en consideración si se está pasando por un mal momento financiero y o economico sin necesidad.

¿Quiénes pueden realizar el cambio de cheques de terceros?

Lo más usual para quienes trabajan con cheques es esperar a la fecha de cobro para hacerse de los fondos, o sea, una vez que los mismos son acreditados en su banco. Pero existe una variante, que consiste en adelantar el cobro y hacerse de los billetes al instante de recibir el documento. El cambio de cheques de terceros, es cuando tenemos un cheque diferido pero no podemos esperar hasta la fecha de cobro porque necesitamos que nos entreguen anticipadamente el efectivo o bien no tenemos cuenta bancaria donde depositarlo.

En resumen, el mayor beneficio del cambio de un cheque de terceros es poder acceder adelantadamente a fondos sobre los cheques que posea en su cartera. De esta forma, podrá contar con efectivo de una forma rápida y sencilla.

Esta operatoria también es conocida como descuento de cheques, que implica la posibilidad de obtener inmediatamente los fondos de los cheques de pago diferido (valores con un plazo de cobro futuro). Por lo tanto, conseguimos el efectivo en forma inmediata evitando la espera del clearing bancario, lo que nos provee de liquidez inmediata al transformar tus Cuentas a Cobrar en dinero en efectivo.

Si se tienen cheques de terceros, hay que tener en cuenta al momento de querer cobrarlos que esa otra persona debe endosar el cheque para usted. Para ello, quien entrega el cheque debe escribir “Páguese a la orden de” y tu nombre en la parte posterior del cheque. Cuando la persona a quien está dirigido el cheque lo firme, es importante que su firma coincida con el nombre de la línea en el frente del cheque “Páguese a la orden de“.

También puede existir la posibilidad de que el cheque con el que le pagan ya sea un cheque de terceros. Es decir, quien le paga recibió el pago de otro y se forma una cadena de pagos.

De esta manera el cheque tendría 2 endosos. El suyo y de quien lo recibe.  Para poder descontar cheques de terceros el máximo de endosos son 2 ya que el tercero es de quien deposita en su cuenta el cheque. Si posee 3 o mas endosos ese valor no podrá ser cambiado en ninguna entidad financiera.

¿Dónde podemos recurrir para realizar el cambio de cheques?

  • Entidades financieras no bancarias. Estas instituciones pueden ayudarnos a solucionar nuestra falta de liquidez mediante la compra de cheques de terceros al día, diferidos  e inclusive NO A LA ORDEN a cambio del pago de un porcentaje de comisión por el adelanto del efectivo.  El tramite es sencillo rapido y sin requisitos.
  • Esta operatoria se realiza comúnmente en una institución bancaria. Si ya trabaja con el banco, el importe de su cheque puede ser acreditado en su cuenta corriente. Deberá tener en cuenta los costos que le van a cobrar como el Costo Financiero Total Nominal Anual (CFTNA), la Tasa Nominal Anual (TNA) y la Tasa Efectiva Anual (TEA). Todos estos costos se expresan en porcentajes que cobran de la suma del cheque. Por ejemplo, un conocido banco en su página dice que si depositamos un cheque de $10.000 cobraremos $9.690,55, la diferencia son los costos de realizar el descuento de cheque y acceder al efectivo por adelantado.

Poder hacer un cambio de cheque por adelantado tiene su costo, pero es una opción a poner en la balanza ante la necesidad de efectivo inmediato.

Cambio de cheques de terceros: una opción rápida para conseguir efectivo

En la operatoria diaria de cheques existen dos tipos de chequeras, los cheques comunes y los cheques diferidos. Los primeros son pagaderos el día de su presentación (no puede exceder de 30 días contados desde su emisión). Por lo tanto, se cobran a partir de la fecha de confección del cheque. Aquí es donde radica la principal diferencia con el segundo tipo de chequeras, puesto que los cheques de pago diferido implican una orden de pago diferida, librada por un plazo de entre 1 y 360 días desde su emisión (en este caso también hay un plazo máximo de 30 días para presentar el cheque desde la fecha de vencimiento fijada por el librador para el pago).

Por lo tanto, los cheques diferidos implican un pago a futuro. Por ejemplo, yo confecciono un cheque el día 4 de marzo pero quiero que se cobre a partir del 1 de abril, el cheque diferido es el instrumento en el cual asumimos el compromiso de pago, es este caso a partir de los primeros días de abril mi banco podrá descontar de mi cuenta corriente los fondos.

Sin embargo, cuando tenemos un cheque diferido pero no podemos esperar hasta la fecha de cobro porque necesitamos con anticipación el dinero podemos recurrir al cambio de cheques de terceros. Este instrumento nos permite acceder de inmediato al dinero sin importar si el cheque es o no no al orden.

En resumen, el mayor beneficio del cambio de un cheque de terceros es poder acceder rapidamente a fondos sobre los cheques que posea en su cartera. De esta forma, podrá contar con efectivo de una forma rápida y sencilla.

 

¿Cómo se hace para cambiar el cheque de terceros?

La operatoria es muy simple. La persona que cuenta con el cheque pos datado debe acercarse a la entidad financiera en la que realizará el cambio. Dicha entidad asume la responsabilidad de adelantar los fondos al portador del cheque y una vez que llega la fecha de cobro del mismo, se encarga de cobrarlo al banco del emisor.

Para poder avanzar con este procedimiento, la entidad financiera nos pedirá que completemos unos formularios, la presentación del documento para acreditar la identidad y se entregará el cheque que se quiere cobrar.

¿Cómo puedo cobrar el cheque?

El cobro puede hacerse en efectivo, la entidad financiera entregará el importe indicado en el cheque. Por lo general, se utiliza para pequeñas cantidades, en caso de que sean grandes se debe avisar a la entidad con antelación para que tengan preparado el dinero.

Como segunda opción, el cheque se puede cobrar en cuenta. Es decir, se deposita el importe en la cuenta corriente del beneficiario.