La historia del cheque: en uso desde el siglo 1 AC

Si queremos saber sobre los orígenes del cheque y su utilización, debemos remontarnos a la historia antigua, a los años en los que también se dió inicio a la actividad bancaria, pero, obviamente no como la conocemos hoy en día. El cheque tuvo sus orígenes con el fin de facilitar el comercio, para evitar a los comerciantes tener que estar cargando con grandes cantidades de, por ejemplo, oro. Es así que los banqueros emitían órdenes a petición de sus clientes de pagar dinero a beneficiarios identificados. Esa orden fue referida como un “Letra de cambio”.

Podemos encontrar la utilización del cheque en varias de las sociedades antiguas. Los romanos se creen haber utilizado una forma temprana de cheque conocido como “praescriptiones” en el siglo I AC.

También, en la India, durante el período de Mauryan (de 321 a 185 A.C.), se utilizaba un instrumento comercial llamado “adesha” que cumplía una función similar a la de un cheque. Básicamente, consistía en una orden a un banquero donde se expresaba que se deseaba rendir el dinero de la nota a una tercera persona. Durante el periodo budista, hubo un uso considerable de estos instrumentos. Comerciantes en grandes ciudades dieron cartas de crédito uno al otro, es que cuanto más desarrollado estaba el comercio, había más necesidad de utilizar instrumentos de pagos como los cheques.

A lo largo de los siglos, se ha ido perfeccionando la utilización de los cheques, ya en el siglo IX hay testimonios que se utilizaba un cheque para pagar en distintos países. Comerciantes musulmanes son conocidos por haber utilizado el sistema del cheque o ṣakk desde la época de Harun al-Rashid (siglo IX) de la Califato abasí. Transportar un papel “saqq” era más seguro que el transporte de dinero.

Otro ejemplo del uso del cheque avalado como instrumento de pago en distintos países es que en el siglo XIII en Venecia la “Letra de cambio” fue considerado como un dispositivo legal para permitir el comercio internacional sin necesidad de llevar grandes cantidades de oro y plata. Su recepción fue tan buena que su uso se extendió posteriormente a otros países europeos.

Ya en la Edad Moderna, en 1717, la Banco de Inglaterra fue pionero en el primer uso de un formulario preimpreso. Estas formas fueron impresos en “papel de cheque” para prevenir el fraude y los clientes tuvieron que asistir en persona y obtener una forma numerada desde el cajero. Una vez escrito, el cheque fue traído de vuelta al banco para el establecimiento. Por lo que ya se puede ver que se empiezan a adoptar medidas de seguridad que eviten poder ser estafado con cheques.

Desde mediados de los años noventa, muchos países promulgaron leyes en busca de que un cheque físico se convierte en forma electrónica para la transmisión de pagos o intercambio de información. De esta forma, se busca eliminar la presentación física y permitiría ahorrar tiempo y costos de procesamiento.

El camino recorrido hasta el momento sobre los cheques ha demostrado el desarrollo del mismo como una herramienta confiable para pagos y cobros. Sin embargo, seguramente, todavía nos queda mucho camino por recorrer.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario