¿Estamos preparados para olvidarnos del dinero en efectivo?

Desde hace unas semanas está circulando en la televisión una publicidad donde podemos ver que hay grupos de amigos que se envían dinero mediante una aplicación en el celular.  ¿En qué se parecen estas dos situaciones? En ambas no hay intercambio de efectivo en papel sino mediante transferencias.

Es imposible no pensar que en algún momento el dinero en efectivo será remplazado por alguna alternativa. Sobretodo en tiempos donde cada vez son más fuertes las compras on-line, los pagos entre empresas con cheques y las compras con tarjetas de crédito y débito. Entonces deberemos afrontar la incertidumbre que esto nos genera y contestar nuestra pregunta: ¿estamos preparados para dejar el dinero en efectivo?

¿Cómo nació la utilización del efectivo?

Si tenemos que pensar en la definición y la función del dinero podemos decir que éste es cualquier objeto de valor claramente identificable que es aceptado de forma genérica para el pago de bienes, servicios y deudas en un mercado o lo que es moneda de curso legal dentro de un país.

Desde la antigüedad las personas han cambiado los objetos de valor, sea en el intercambio de regalos o bien en los mercados de los que un sistema común de fichas es más conveniente para el servicio de la comunidad.

En un principio no existía el efectivo (los billetes y monedas) para poder hacer las transacciones comerciales, motivo por el cual se realizaban intercambios de bienes. Esta actividad se la conoce como trueque, pero no siempre era sencillo establecer condiciones justas de canjes. Por este motivo se empezaron a utilizar bienes convertidos en instrumentos generales de cambio que fueron las primeras formas de dinero. Una vez que el comercio se fue convirtiendo más complejo, se buscaron alternativas al dinero en efectivo como los cheques que según registros están en uso desde el siglo 1 AC.

dinero en efectivo

Sin dinero en efectivo, ¿cuál es la alternativa?

La AFIP, a través de la Resolución General 3997-E, dispuso que los comercios que realicen venta de bienes muebles o presten servicios a consumidores finales, que se encuentren inscriptos en el IVA, tienen que aceptar como medio de pago a las tarjetas de débito para evitar la evasión de impuestos producto de las ventas en efectivo.

La obligación tiene vigencia escalonada, de acuerdo al siguiente cronograma:

  • Los comercios al por mayor y menor, de reparación de vehículos, de servicios de alojamiento y servicios de comida con ingresos anuales, al 31 de diciembre de 2015, mayores o iguales a $ 4.000.000: 30 de abril de 2017. Los que tuvieron ingresos mayores a $ 1.000.0000 y menores de $ 4.000.000: 31 de mayo de 2017. Los de ingresos hasta $ 1.000.000: el 30 de junio de 2017.
  • Los servicios profesionales, científicos y técnicos; salud humana y servicios sociales; de esparcimiento, culturales, deportivos, de esparcimientos y artísticos, mayores o iguales a $ 4.000.000: 31 de julio de 2017. Mayores a $ 1.000.000 y menores de $ 4.000.000: 31 de agosto de 2017. Hasta $ 1.000.000 de ingresos: 30 de septiembre de 2017.
  • Las actividades no incluidas anteriormente: Iguales o mayores de $ 4.000.000: 31 de octubre de 2017. Mayores de $ 1.000.000 y menores de $ 4.000.000: 30 de noviembre de 2017. Hasta $ 1.000.000: 31 de diciembre de 2017.

Esta medida también alcanza a los Monotributistas, que venden bienes y prestan servicios a consumidores finales, con las siguientes fechas: Categorías “F” a “K”: 31 de diciembre de 2017. Categorías “A” a “E”: 31 de marzo de 2018.

Es importante resaltar que queda eximido de aceptar las tarjetas de débito cuando el importe de la operación es inferior a diez pesos y en los casos que la actividad se desarrolle en localidades cuya población es inferior a 1.000 habitantes (de acuerdo al último censo). Para los que no cumplan con esta medida, la AFIP podría aplicarles sanciones que pueden ir desde multas hasta la clausura del establecimiento.

Esperamos que esta información haya sido de tu interés. Te invitamos a leer más en nuestro blog.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario