¿Cuándo conviene usar cheques como forma de pago?

Usar cheques es una práctica muy habitual en nuestro país, sobre todo para cierta población como los encargados de comercios, profesionales, o empresarios. Esto se debe a que es una herramienta útil para realizar pagos. A continuación haremos un repaso de los principales beneficios que podemos llegar a encontrar al movernos con cheques y, de esta forma, podremos ver cuales son las situaciones en las que más nos conviene utilizar este método de pago según nuestro negocio.

Beneficios de la utilización de cheques

  • Si nos remontamos a los orígenes de los cheques, su principal utilidad es la de poder realizar pagos sin tener que estar transportando grandes cantidades de, por ejemplo, oro. De este modo, el cheque facilitó el comercio. Por lo tanto, podemos autorizar a entregar o transferir grandes montos de plata sin tener que estar corriendo el riesgo de estar transportándola y nos roben, o nos dejemos la plata  olvidada en algún lugar como suele salir en las noticias. Un cheque nos evita el tener que estar movilizando efectivo de un punto a otro.
  • Es un método seguro de pago ya que conlleva varias instancias de verificación. En un principio, quien emite el cheque debe cerciorarse de escribir el importe y agregar líneas o puntos al final para que no le puedan modificar los valores agregando números o letras. Además, debe llevar la firma de quien lo emite. Una vez que se llega al banco o a la institución financiera, está deberá verificar que no haya nada que llame la atención en el título, como una enmienda (que no esté salvada con la firma de quien emite el cheque), una palabra que no se entiende, o cualquier otro agregado. De ser así, puede rechazar el título.
  • Se puede transferir a un tercero. Si contamos con un cheque no a la orden, podemos pasarlo a un tercero (entregárselo a otra persona) para que lo deposite por nosotros. Así podríamos pagarle a un proveedor con un cheque de un cliente sin tener que mover un peso de nuestra cuenta.
  • Cuando tenemos que programar pagos: Por ejemplo, necesitamos mercadería para poder cumplir con un pedido pero no contamos con el efectivo para pagar en el acto. Si tenemos confianza con el proveedor, podemos emitir cheques de pagos diferidos  a fechas a convenir. De esta forma podremos cumplir con nuestro pedido y a la vez, tenemos el compromiso de pagarle a nuestro proveedor. Esto nos ayuda a no quedarnos parados por la falta de efectivo y poder programar pagos a futuro.

Estas son algunas de las circunstancias por las que nos conviene utilizar cheques. Claro está que cada uno deberá analizarlo en relación a su actividad económica.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario