¿Cuáles son los riesgos de un cheque como forma de pago?

Como ya vimos anteriormente, un cheque es una orden de pago que se emite en lugar de entregar efectivo. Como todo instrumento que moviliza dinero, conlleva sus riesgos y debemos utilizarlo con prudencia y estando atentos a no ser estafados. Por esta razón veremos a continuación ciertos tips que debemos tener en cuenta tanto si recibimos como si emitimos un cheque.

El mayor inconveniente que podemos afrontar al momento de querer cobrar un cheque es que no nos entreguen o no nos acrediten en cuenta el dinero solicitado, lo que resulta de un rechazo del título. A continuación veremos los motivos más comunes por los que un cheque puede ser rechazado:

  • Cheque mal confeccionado: Esto significa que al completar el cheque se cometió un error en la escritura o la letra no es clara. También puede pasar que no tenga la firma del librador.
  • Falta de fondos: Si el librador no tiene fondos en su cuenta como para cubrir el importe del cheque, el mismo será rechazado y se le cobrará una multa.

En cualquiera de estas opciones la entidad financiera rechazará el cheque y deberá ponerse en contacto con quien lo emitió para que enmiende la situación.

Pero estos no son los únicos inconvenientes que podemos tener al momento de trabajar con una chequera. Debemos tener en cuenta de no tener cheques en blanco firmados, es decir firmados por usted pero sin especificar el importe a pagar, porque en el caso de extraviarlos o de robo, quien lo posea, puede completarlo y acercarse a una entidad financiera y cobrar los fondos. Por lo tanto, recomendamos que nunca escriba cheques “en blanco”. Es una práctica sumamente arriesgada y puede traer grandes complicaciones.

Por otro lado, para mayor seguridad y evitar que lo estafen al momento de emitir un cheque, el importe a pagar se escribe dos veces: una en números y otra en letras. En los dos casos se rodea el importe con símbolos o líneas para que nadie pueda escribir cifras o palabras adicionales. Por ejemplo, si usted escribe 50,00, alguien podría añadir un 9 delante y convertir el importe a pagar a 950,00. Para impedir esto, muchas personas optan por agregar una raya al final del importe, por lo tanto se escribe “$50,00-“. De esta manera  se evita que alguien quiera modificar el importe del cheque y cobrar plata de más.

Por lo tanto, y a modo de resumen, para evitar que tanto el emisor del documento como el tenedor del mismo se vean envueltos en cualquier tipo de situación fraudulenta es imprescindible seguir una serie de recomendaciones:

  • No tener nunca cheques firmados en blanco.
  • No rellenarlo hasta el momento de entregarlo.
  • Comprobar que la chequera que nos facilitan en nuestra entidad bancaria está debidamente sellada y completa.
  • Guardarla en un lugar seguro, para evitar que nuestra firma puede ser falsificada.
  • Destruir los cheques no válidos.
  • Rodear el importe con símbolos. Además escribir la cifra dos veces, con número y letra.
  • Disponer de los fondos suficientes para cubrir la cuantía del cheque.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario