¿Cuáles son los beneficios de cambiar un cheque de terceros en el acto?

Cuando uno trabaja con cheques, lo más usual es que el cliente se haga de los fondos una vez que los mismos son acreditados en su banco. Pero existe una variante, que consiste en adelantar el cobro y hacerse de los billetes al instante de recibir el documento o en el momento que estamos urgidos de conseguir efectivo. Esta operatoria se la conoce como cambio de cheques y se maneja con quienes tienen en su poder valores de terceros al día o diferidos y buscan hacerse del efectivo en forma inmediata para evitar la espera del clearing bancario.

El cambio de cheques de terceros implica descontar cheques y documentos a cambio de proporcionar ese efectivo tan preciado cuando no se encuentran otras opciones de financiamiento y se necesita contar con “cash” de forma rápida. Este recurso sirve tanto para personas físicas como para personas jurídicas. Por lo que puede ser usado para cubrir una cuenta del banco como para pagar a un proveedor clave.

Para los cheques comunes no encontraremos grandes diferencia entre depositar el cheque y cambiarlo si la fecha es al día. Sin embargo, si hay diferencia con los cheques diferidos donde realmente se puede adelantar el plazo de cobro.  

 

Los cambios de cheques de terceros se pueden realizarse tanto en bancos como en instituciones financieras. La elección dependerá de cada uno pero seguramente tendremos en cuenta la antigüedad o la confianza depositada en la institución. Otro punto a tener en cuenta son los costos e intereses que pueden llegar a cobrar, por ejemplo, todas las instituciones bancarias cobran el impuesto al débito o crédito (conocido también como el impuesto al cheque) que es el 1,2% del importe a cobrar o pagar, entre otras tasas e intereses.

La diferencia es que para poder operar con el banco debe tener una cuenta abierta con ellos, lo cual es un tramite riguroso y aveces difícil de concretar. En cambio con entidades financieras (no bancos) el tramite es muy sencillo. Solo con el cheque y su documento le cambian el valor.

En cuanto a documentación extra, ambas instituciones no pedirán más que la entrega del cheque junto con un formulario que hay que completar. La operatoria usualmente es rápida y simple.  

Por todo lo dicho hasta ahora, podemos ver que los beneficios del cambio de cheques de terceros son importantes cuando se está necesitado de efectivo en el acto. La operatoria no conlleva grandes trámites ni la preparación de mucha documentación y se puede realizar en un banco o en cualquier entidad financiera que ofrezca este servicio.

También se puede depositar el valor en cuenta corriente (para bancos) o retirar en efectivo. A cambio, deberemos pagar el costo o los intereses pero conseguimos cobrar anticipadamente un cheque de tercero (si está correctamente endosado) que quizás tiene plazo de cobro 30/ 60 o 90 días desde que nos lo entregan. Ciertamente es una opción a tener en consideración si se está pasando por un mal momento financiero y o economico sin necesidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario