¿Qué consecuencias tiene un cheque postdatado?

Antes de poder abarcar las consecuencias de un cheque postdatado, primero debemos saber ¿qué es y cómo se utiliza un cheque postdatado? Así que abrimos un diccionario financiero y dice lo siguiente:

“Un cheque posdatado es un cheque que se otorga en una fecha, pero su fecha de expedición es una fecha posterior. Por ejemplo. Se emite un cheque físicamente el 3 de Febrero, pero la fecha que figura en él es el 20 de Febrero.

Cuando se emite un cheque posdatado se debe hacer de común acuerdo entre las partes, librador y beneficiario, y es común utilizarlo cuando se realizan préstamos a corto plazo o compras a crédito; o simplemente porque el librador no tiene dinero en el momento de emitir el cheque y pide al beneficiario que lo cobre a partir de la fecha que se ha establecido en el cheque posdatado.”

Entonces, un cheque postdatado es un cheque común pero en vez de poner la fecha del día se pone una fecha posterior.

cheque posdatado

¿Un cheque postdatado es lo mismo que un cheque de pago diferido?

Es muy común que pueda surgir esta pregunta si se confunden los términos pero debemos tener en cuenta que un Cheque de Pago Diferido no es un cheque postdatado, sino que son dos instituciones jurídicas diferentes e independiente.
En efecto, se suele decir que el cheque común es posdatado cuando en el espacio indicado para llenar la fecha de emisión, en lugar de escribir la fecha en que realmente se emite el documento, se escribe una fecha futura. En cambio, en el cheque de pago diferido, además de la fecha de emisión, el documento contiene la fecha futura de pago.
A modo de resumen, mientras que en el cheque postdatado se falsea la fecha de emisión del documento al poner en su lugar una fecha futura, en el cheque de pago diferido en cambio hay dos espacios: uno para indicar la fecha real emisión, y otro, para indicar la fecha futura de pago

¿Qué consecuencias tiene un cheque postdatado?

Un cheque común es, por definición, pagadero a la vista, con independencia de que la fecha que conste sea superior a la real. Por tanto, el tenedor de dicho cheque puede presentarlo al cobro en cualquier momento y el banco está obligado al pago.
Por tanto, aquel que quiera con un cheque postdatado retrasar un pago lo está realizando de la forma incorrecta y puede que se encuentre con el cheque depositado en su cuenta antes de lo esperado. La herramienta indicada en esta situación es el cheque de pago diferido donde sí se puede indicar una fecha posterior a la de la emisión del título.
Según indican desde el BBVA en el artículo “¿Qué consecuencias tiene un cheque postdatado?”: “esta práctica puede facilitar el endoso del cheque, al ampliar los periodos de cobro del cheque, la declaración de protesto y la conservación de las acciones ejecutivas, pero esto sólo es realmente válido para el endoso, una práctica no muy frecuente en los cheques, ya que el tenedor conserva sus derechos contra el librador aun excediendo el plazo de presentación o no realizando la declaración equivalente o el protesto.”
Como decíamos más arriba, debemos tener en cuenta que entre las consecuencias que podemos enfrentar con este tipo de herramientas es tener que cubrir la cuenta por un cheque que no esperábamos que sea depositado y, por lo tanto, tener que afrontar todas las consecuencias que trae aparejado el no tener fondos. Para más información al respecto, recomendamos leer el artículo “¿Cuáles son las sanciones de emitir un cheque sin fondos?”

Esperamos que este artículo haya sido de utilidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario